02 enero 2017

Año Nuevo puro y blanco.


El día de Año Nuevo quiso complacernos con una cencellada de las de antes. Amaneció, pues todo de blanco. El frio hasta siete u ocho grados bajo cero que hacía, cuando los más jóvenes regresaban a casa después de tomar las doce uvas y brindar por lo alto, hizo que al salir el sol nuestro campo brillara con luz propia. Una buena forma de felicitar a los Manueles, a los que felicito, pues tenía la costumbre de hacerlo cuando mi abuelo Manuel vivía, y no era excepcional encontrarse con una cencellada de estas.

El campo de nuestro pueblo muestra su belleza a través de estas fotos y otras muchas que capté en una mañana memorable por lo excepcional en estos tiempos de cambio climático.











5 comentarios:

Manuel dijo...

¡ B R A V O ! Bravísimo, Félix, por tu regalo con estas imágenes de la cencellada en el pueblo. ¡Hala!, zarceños ya tenéis magníficas postales para enviar por Internet y dejaos en paz de otras “tonterías” que corren por la red. Esto son postales y lo demás eso, tonterías.
Gracias por tu felicitación a los Manueles, recojo la parte que me toca y cómo no, estas magníficas tarjetas que acompañas que valen un potosí.
¡FELIZ AÑO!, y felices fotos. Mejor no podías comenzar el año, fotográficamente hablando.

-Manolo-

Anónimo dijo...

Es una pena que uno no pueda estar en varios sitios a la vez ,pues tú hubieras hecho un video espectacular como nos tienes acostumbrados. Con todo ,creo que las fotos son bastante representativas del paisaje y del momento. Tienes razón cuando dices que estas son postales como las mejores que puedan circular en las "redes" Pues eso; que circulen. Un saludo.
Félix.

Manuel dijo...

No te quede ninguna pena, Félix, pues estuviste, recorriste un buen tramo hasta los pilares de los Navazos y en las imágenes se ve y se adivina toda la belleza que irías contemplando a cada paso, en el recorrido. No hubiera hecho un video espectacular, como dices. Sería algo similar a lo que muestras. Tampoco como tú, hubiera podido estar en varios sitios a la vez. Lo importante es estar en el momento y lugar, y tú estuviste, captaste las imágenes y luego compartirlas tal cual has hecho y que te agradecemos, aunque no recibas más comentarios que el mío. Los zarceños, somos así. Me consta que son muchos los que visitan la página y blogs, pero como ya sabes pocos los que dejan comentarios, los menos. Pero que eso no te desmotive; piensa que nos ven, os ven, os leen.

-Manolo-

Juan Luis Esteban Toribio dijo...

Empieza Félix el año, ofreciéndonos uno de los más pintorescos y bonitos panoramas que, en ésta época, nos ofrece la naturaleza en nuestra tierra charra: La Centellada; y, como tiene por costumbre, aprovechó el momento para hacer unas fotografías únicas como es su estilo. No voy a felicitarte por ello, Félix, porque me quedaría corto; así que,tres ¡hurra! por el acierto al que nos tiene acostumbrado esa cámara fotográfica tuya, cuyo objetivo de lince, sabe elegir con precisión de relojería, el encuadre adecuado con el exquisito gusto de un buen cocinero; a la que cuando tenga la oportunidad le daré un fuerte abrazo; pues, sin ninguna duda, ella, es la responsable de la calidad de las fotos; el autor, solo apretó el botón. ¿Sólo...?
Un abrazo, Félix.
Luis

Anónimo dijo...

Tenía pensado criticar tu estupendo reportaje del primer día del año porque había notado una ausencia importante, pero me aguanté hasta hacer la oportuna comprobación, porque me extrañaba que a una persona tan observadora como tú, se le hubiera escapado tan distinguido detalle.

Efectivamente ayer en el pueblo pude comprobar que este año los quintos no habían colocado la bandera española en lo alto del juego pelota.
Era esta una actividad que gustaba comentar y contemplar la mañana del uno de enero viendo la flamante nueva bandera ondear en lo alto del frontón y que se exhibiría durante todo el año hasta su sustitución por quinta siguiente.
Sirva este comentario para recodar otra tradición perdida.
(Paco)